domingo, 25 de marzo de 2012

JOSE ANTONIO SARO


NOMBRE COMPLETOJosé Antonio Saro Palleiro
FECHA DE NACIMIENTO10 de enero de 1938
LUGAR DE NACIMIENTOSantander (Cantabria)
DEMARCACIÓN Extremo
CLUB DE PROCEDENCIAGimnástica de Torrelavega
TEMPORADAS EN EL CLUB1 (1960-61)
PARTIDOS9
GOLES1
CLUB DE DESTINOUD Salamanca
EQUIPO ACTUAL Retirado

Sus inicios se remontan al colegio Maristas de Oviedo, con apenas 6 años. Allí estaba destinado su padre y fue en la capital del Principado donde despuntó hasta los 14 años: “Al morir mi padre volvimos a Santander. Tenía un amigo que jugaba en el Madrid, en el equipo de la misma calle. A comienzos de los cincuenta ya conseguí ganar el Torneo de Barrios con este equipo”. No lo debió hacer muy mal, porque el Racing de Santander lo fichó con 16 años por cuatro temporadas. Las cantidades que recibió en su primer contrato profesional fueron: 15.000, 2.000, 40.000 y 60.000 pesetas. Cantidades nada desdeñables a principios de los años 50. Además, a esto había que añadirle el sueldo de soltero, (3.500 pesetas).

Pero Saro era muy pequeño para jugar en el Racing, y pesaba aún menos, casi 55 kilos. Pasó de jugar de interior a hacerlo de extremo. Era rápido, creativo, tenía muy buenas condiciones, pero era una sílfide. Menos mal que en poco tiempo fue cogiendo algo de peso, llegando en cuatro años a los 70 kgSaro guarda muy buenos recuerdos de su etapa en el Rayo Cantabria, filial del Racing por aquel entonces.

Pero en un entrenamiento con el Racing se rompió el ligamento interno de la pierna derecha y no le renovaron. Para recuperarse de aquella lesión fichó por la Gimnástica, con la que llegó a disputar la promoción de ascenso a segunda frente a la UD Salamanca en la temporada 1959-60. En la temporada 1960-61 a punto estuvo de jugar una nueva promoción, aunque esta vez de ascenso a primera, con el Real Club Celta.


El Saro que jugó en el Celta había ganado peso, y era más fuerte. Pero una lesión le privó de jugar aquella eliminatoria de ascenso frente al Oviedo. Saro no pudo jugarla, porque meses antes, el 13 de octubre de 1960,  Pedreño, jugador del Atlético Ceuta, le rompió en un partido de copa la tibia y el peroné.

Saro con la camiseta del Celta
Cinco meses de baja, una recuperación muy dolorosa, y una gran pena por no haber podido participar en esa promoción. Temporada prácticamente en blanco para el cantabro, que no reapareció hasta el 26 de febrero de 1961 (jornada 23 de liga contra el San Sebastián en Balaídos). Ya apenas contó a partir de entonces para el técnico del Celta.
“Lo pasé muy mal, los viajes eran un calvario, entre cuatro y cinco días recorriendo España de punta a punta por unas carreteras y en unos autocares de época. Por eso ahora, cuando los jugadores se quejan y dicen que se cansan, los que hemos vivido esas mismas situaciones no podemos creer que se quejen así.”

Saro jugó un total de 9 partidos con el Celta, anotando un único gol, el 2 de octubre de 1960 en Balaidos, frente al Sabadell (2-0).

José Antonio siguió ganando años a la vida, teniendo que comprarse la carta de libertad por 60.000 pesetas para poder fichar por la UD Salamanca, fijando allí su residencia durante cuatro temporadas hasta los 28 años en la capital charra.

En el año 62 se casó con Mª Carmen, su novia de toda la vida, con la que tuvo seis hijos.
Su  último año en el futbol estuvo en Murcia, volviendo al Racing con 30 años: “Cuando llegó aquel año me di cuenta que no tenía Seguridad Social, no había forma de cobrar, no había sindicatos. … el futbolista estaba de la manos de dios…”

Saro fue el inventor de la “sarina”, regate marca de la casa.
La “sarina” era un regate y recurso que muchos futbolistas han imitado, pero ninguno la ejecutó como Saro. Ni Vicente del Bosque, a pesar de reconocer que sus intentos son reflejo del regate inventado por Saro que tantas veces vio hacérselo cuando jugaba en la Unión. Ni Djalminha con otro regate, elevando el balón con el tacón a un jugador del Real Madrid en un partido disputado en Riazor en el 2000. Ninguno ejecutó la “sarina” como él.
Saro en su época en Salamanca
Saro hablaba en una entrevista de aquel regate: “Para hablar de  como surgió aquel regate tengo que recordar mis años de chaval en el Oviedo cuando iba a entrenar con el equipo. Antes del entrenamiento, un jugador argentino, Sará, que hacía auténticos malabarismos con el balón, ensayaba una y otra vez elevando por detrás el balón por encima de la cabeza de su compañero uruguayo, Salaverri, dejándolo caer por encima de su cabeza. El recurso de Sará era fantástico. Yo perfeccioné el regate y me salió lo que ha pasado a la historia del futbol.
Quiero dejar claro que nunca lo hice para humillar. Simplemente, que si me encontraba junto al corner, pegado a la banda con un contrario frente a frente, esa era una salida ante una situación difícil de resolver.  Ya se que muchos no lo entendieron y que me sacudieron de lo lindo en muchos partidos, pero tenía claro que rea una buena alternativa. Este regate casi siempre lo hacía en cada partido.”

José Antonio Saro tenía claro que el fútbol de entonces no daba para más. Trabajó en el Banco Industrial Mediterraneo, hasta que por una carambola empezó a entrenar al Cayón, Rayo, Santoña, Laredo, Naval, Ponferradina, y Numancia.

Después fue llamado por el Racing de Santander para organizar la cantera. Los frutos no tardaron en llegar, surgiendo futbolistas de la talla de Preciado, Piro, Roncal, Javi Diaz, Tino, Tuto, Mantilla….
El nacimiento de la cantera del Racing y sus nuevas instalaciones, fue el último gran trabajo deportivo de Saro, el inventor del famoso regate, que a comienzos de los años 60 se pudo disfrutar en Balaidos.

 








TOTAL CON EL CELTA: 9 partidos / 1 gol


*( Fuentes: ClaudioAcebo.com, Historia del Celta FV, Pueblo Gallego, Hemeroteca El mundo Deportivo, Alberto Fernandez- Estadisticas.)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails