domingo, 16 de marzo de 2014

TONI RODRÍGUEZ


NOMBRE COMPLETOAntonio Rodríguez Dovale, "Toni" 
FECHA DE NACIMIENTO4 de abril de 1990
LUGAR DE NACIMIENTOA Coruña (A Coruña) 
DEMARCACIÓN Centrocampista, lateral izquierdo
DORSALES29, 20
CLUB DE PROCEDENCIACelta B 
TEMPORADAS EN EL CLUB5 (2009-14) 
PARTIDOS80
GOLES5
CLUB DE DESTINOSporting Kansas City (USA)
CLUB ACTUAL Rayo Vallecano

El de Toni es uno de los nombres más recurrentes en la historia del Celta. No han sido pocos los jugadores que han sido conocidos con este nombre a lo largo de los años de existencia del conjunto celeste. El que tratamos en esta ocasión se llama Antonio Rodríguez Dovale, nacido en A Coruña, sede del eterno rival del conjunto vigués. De familia mayoritariamente deportivista, su padre, natural de Vilagarcía, llevaba el Celta en su corazón, y admiraba a Mostovoi por encima de cualquier otro jugador. 

Centrocampista, posteriormente reconvertido a lateral izquierdo, Toni se crió en las categorías inferiores del Ural FC, club de su ciudad natal. Nunca llegó a ser jugador del Deportivo, aunque participó en el popular Torneo Alevín de Brunete defendiendo la camiseta blanquiazul. En realidad formaba parte de una selección de jugadores de la ciudad herculina que acudieron en representación del Deportivo. Su estancia en A Coruña sería breve, ya que a los 12 años se enroló en La Masía, la cantera del Fútbol Club Barcelona. 

Allí coincidió con futbolistas de la talla de Thiago Alcántara, hijo de Mazinho, una leyenda céltica, Jonathan dos Santos o Bojan Krkic, y a los 16 años, en la Temporada 2006-07, aterrizó en Vigo para formar parte de la cantera de A Madroa, empezando en el juvenil, aunque muy pronto daría el salto al filial. Su debut con el Celta B se produjo el 10 de febrero de 2008, en la victoria del filial ante el Ourense (1-0). Toni disputó 26 minutos, saliendo desde el banquillo en lugar de Mateo. Ganó el Celta con gol de Michu, en un equipo formado por jugadores como Sergio, Túñez, Noel Alonso, Michu, Abalo, Mateo, Aicart, Joselu o Iago Aspas, que posteriormente llegarían al primer equipo. El entrenador era Alejandro Menéndez. 

Toni, el día de su debut oficial con el primer equipo 
Esa temporada disputaría cinco partidos, y al año siguiente tan solo un encuentro con el filial, ya que se centraría en el juvenil, que aquella temporada, la 2008-09, fue finalista de la Copa de Campeones con una de las mejores generaciones surgidas de A Madroa. Toni era uno de los jugadores más importantes, junto a Hugo Mallo, Rodrigo o Joselu entre otros. Aquel equipo logró el título de Liga juvenil en el feudo deportivista de Abegondo, ante el equipo de la ciudad natal de Toni. 

Ahí empezaba lo bueno. En el verano de 2009 realizó la pretemporada con el primer equipo y convenció a Eusebio Sacristán, que pretendía implantar en el Celta el estilo Barça, con el que se había criado Toni. El técnico castellano le dio oportunidades durante la primera mitad del campeonato, y el futbolista coruñés cumplió, anotando incluso dos goles en los 12 partidos que disputó. Su debut sería ante el Numancia, en la primera jornada de Liga, siendo titular y disputando 51 minutos. 

Con la apertura del mercado invernal, el Celta se reforzó en ataque, fichando a Papadopulos y Cellerino. Toni, que venía jugando en banda, en el sistema 4-3-3 de Eusebio, se quedó sin minutos y regresó al filial, completando una gran temporada, anotando 6 goles en 20 partidos y convertido ya en uno de los referentes de la cantera y del futuro celeste. El club anunció que formaría parte de la primera plantilla para el siguiente curso. 

Así celebró su gol al Nàstic

El Celta, ya medio recuperado del proceso concursal por el que había pasado, y que le había obligado a abrazarse a la austeridad, emprendió en el año 2010 un ambicioso giro tendente a devolver al equipo a la máxima categoría. Llegaron De Lucas, Joan Tomás y David Rodríguez, y con ellos Paco Herrera, un nuevo técnico con un libreto muy distinto al de Eusebio. El técnico catalán probó a Toni en el lateral izquierdo, pero el invento no le acabó de convencer. Bajo su batuta, durante el primer curso, Toni solo disputó 12 minutos y la prórroga en el partido copero ante el Alcorcón. 

En vista de la falta de oportunidades en el primer equipo, y consciente de la necesidad de jugar partidos, Toni aceptó una cesión a la SD Huesca, que peleaba por la permanencia en la categoría. Ahí apareció Onésimo, que practicaba en el Huesca un estilo similar al del Barcelona, ese en el que se había criado unos años antes Toni. El coruñés partió hacia el Alto Aragón con la ilusión de regresar hecho más futbolista. Gozó de minutos, tuvo oportunidades y demostró que podía ser un jugador válido en cualquier posición del campo. Finalizada la cesión regresó a Vigo con la mochila llena de experiencias que le deberían ayudar a hacerse un hueco en el Celta.

A su regreso a Vigo, el jugador analizaba así sus meses en Huesca: "En lo colectivo pude contribuir a que el Huesca realizase la mejor temporada de su historia, y en lo individual muy contento porque me fui con la idea de intentar jugar minutos y allí sí que los jugué. Esto me da mucha fuerza para intentar volver a Vigo y seguir trabajando". El Celta, mientras tanto, se disputó el ascenso ante el Granada, un partido que Toni vio en un bar de su ciudad natal:  "Me dolió mucho. Además tuve que verlo en A Coruña en un bar y ya os podéis imaginar cómo me tenían allí. Recuerdo pocos partidos tan dramáticos como este. Hubo gente que se alegraba como imagino que sucedió aquí, y a mí me insultaron por ser celeste", comentó. 

En Copa, ante el Atlético de Madrid

En el regreso a Vigo, Paco Herrera todavía intentaba buscarle una ubicación. Durante el verano le probó como mediocentro, en su línea de tres pivotes, pero acabó destacando como extremo derecho. Pero esa temporada, la 2011-12, tampoco sería un camino de rosas para Toni, especialmente en la primera vuelta, donde a diferencia del pasado curso contó con oportunidades, pero no las que desearía, e incluso se planteó la posibilidad de salir cedido nuevamente en el mercado invernal. Su representante decía en diciembre de 2011 lo siguiente: "Aunque hablo asiduamente con Miguel Torrecilla, en enero debemos valorar la opción de una posible salida. No obstante, tenemos confianza en que Toni va a disponer cada vez de más minutos en el Celta" 

Y esos minutos llegaron. Toni no salió cedido porque Herrera contaba con él, y con el paso de las jornadas se demostró la importancia del futbolista. De Lucas, titular indiscutible en la banda derecha, fue perdiendo fuelle con el paso de las jornadas. Su físico ya no era el de antes, y Herrera apostó por Toni, que terminó siendo titular, y no solo eso, sino un jugador muy importante en su esquema, marcando goles importantes y convertido en una referencia para la afición. Toni fue titular en seis de los siete últimos partidos de Liga, y concluyó la temporada anotando tres goles en todas las competiciones. Toni ya era "Talentoni", apelativo con el que se le conoció durante su etapa en el Celta. 

La temporada terminó de forma brillante, con el Celta en Primera División y Toni siendo uno de los referentes del ataque celeste. El club tenía al término de la temporada la potestad de rescindir su contrato, pero decidió proseguir su relación, dándole la oportunidad de debutar en la máxima categoría, hecho que se produjo el 18 de agosto de 2012 ante el Málaga. 



Pero aquella temporada no sería muy buena en lo personal para Toni, que disputó 14 partidos de Liga, ninguno de ellos como titular, y solo pudo comenzar el partido de Copa ante el Almería, disputado en los Juegos del Mediterráneo, en medio de un equipo plagado de suplentes que caería derrotado por dos goles a cero. Herrera apenas contó con él, pero aún menos Abel Resino, que llegó al banquillo tras ser cesado Herrera. Con el técnico manchego, Toni solo disputó 31 minutos de Liga, quedando en muchas ocasiones fuera de la convocatoria. La llegada al equipo de Augusto, que se adueñó de la banda derecha del Celta, impidieron a Toni gozar de más oportunidades durante la temporada, aunque cuando las tuvo no desentonó. 

El Celta logró la permanencia de forma agónica, tras dos victorias en las jornadas finales ante Valladolid y Espanyol, condenando al descenso al Deportivo. Tras la alegría por la permanencia, se cernían negros nubarrones sobre el futuro de Toni, ya que el club lo declaraba transferible. A Balaídos llegó entonces Luis Enrique, un técnico que traía bajo el brazo el libreto del Barcelona, y que probó a Toni en el lateral izquierdo como sustituto de Roberto Lago, que se había ido a Getafe ese mismo verano.

Pero antes de esa probatura, Toni estuvo a un paso de salir cedido al Lugo. El futbolista se fue con sus compañeros al Stage de Melgaço y dejó las maletas hechas, esperando que en cuestión de dos o tres días se cerrara un acuerdo que nunca llegó a firmarse. Toni continuó en el Celta, y Luis Enrique le probó como lateral izquierdo. 



La prueba le gustó al técnico asturiano, que apostó por Toni y le dio la titularidad desde la primera jornada de Liga ante el Espanyol. La prueba no acabó de salir del todo bien. En principio contó con el beneplácito de la afición, que prefería a Toni en detrimento de Bellvís, pero en vista de los resultados, terminó siendo muy dura con el jugadores coruñés, que fue incluso pitado en más de un partido. Luis Enrique siempre defendió a su jugador en público, pero probó otras opciones y acabó eligiendo a Jonny, que se hizo con la titularidad tras el primer tercio de la Liga. 

Ese verano también había llegado Aurtenetxe, que podía actuar tanto de lateral izquierdo como de central, lo que provocó que tras perder la titularidad, Toni no entrase ni en las convocatorias, ya que el entrenador prefería contar en el banquillo con Aurtenetxe, que le cubría dos posiciones, mientras que a Toni solo lo veía como lateral. El coruñés era el jugador que más centros daba al área de la Liga, pero casi ninguno llegaba a buen puerto, y su intensidad y ganas de demostrar que tenía un sitio en el equipo no fueron suficientes para lograrlo. 



Así las cosas, decidió probar fortuna en una liga muy distinta a la española, aprovechando la oferta del Sporting Kansas City, de la MLS estadounidense. Toni, que había renovado su contrato en el verano de 2013 por cuatro años más, rescindía su contrato y dejaba de ser jugador del Celta tras casi ocho años el 11 de marzo de 2014. Antes de irse, se despidió de la afición con una carta abierta en la que repasaba su estancia en Vigo y se acordaba de aquellos que le habían ayudado. 

Inmediatamente después, iniciaba su nueva etapa como jugador del Sporting Kansas City, que era el actual campeón de la liga norteamericana de fútbol.  Tras una temporada en la MLS, Toni regresó a España buscando equipo de cara al mercado de invierno, mientras entrenaba con el Lugo, club con el que finalmente firmaría un contrato en enero de 2015. 



*Estadísdticas: Alberto Fernández

















TOTAL CON EL CELTA  80 partidos  / 5 goles



TemporadaClubCategoríaPaísPJGoles
2007-08CELTA B2ªBEspaña50
2008-09CELTA B2ªBEspaña10
2009-10RC CELTAEspaña122
2009-10CELTA B2ªBEspaña206
2010-11RC CELTAEspaña00
2010-11SD HuescaEspaña161
2011-12RC CELTAEspaña302
2012-13RC CELTA España140
2013-14RC CELTAEspaña120
2014Kansas CityEEUU191
2014-15CD LugoEspaña203
2015-16CD LeganésEspaña141
2016-17CD LeganésEspaña00
2016-17Rayo VallecanoEspaña



VIDEO HOMENAJE DE KARPINHA

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails