sábado, 26 de abril de 2008

MANUEL RIVERA



NOMBRE COMPLETOManuel Rivera Martorell
FECHA DE NACIMIENTO3 de Octubre de 1904
LUGAR DE NACIMIENTOLa Graña (Ferrol)
DEMARCACIÓN Mediocentro 
CLUB DE PROCEDENCIARacing de Ferrol
TEMPORADAS EN EL CLUB1  (1928)
PARTIDOSAmistosos
GOLES-
CLUB DE DESTINORacing de Ferrol
EQUIPO ACTUAL Retirado (Fallecido diciembre 1952)


Es, sin duda, uno de los más importantes jugadores que aportó el fútbol ferrolano. Se le definió como el mejor medio centro que dio Galicia. Nunca quiso abandonar su ciudad natal a pesar de haber tenido importantes ofertes de varios equipos españoles. Su trayectoria como jugador estuvo prácticamente unida al Rácing de Ferrol, excepto dos temporadas (1933-1934 y 1934-1935) que militó en el Deportivo de La Coruña.

Y por aquella época Rivera era requerido por los equipos gallegos cuando tenían importantes compromisos amistosos internacionales. Con el Deportivo viajo a tierras levantinas para enfrentarse al Boca Juniors argentino y solicitó el concurso del jugador racinguista. En 1928 el R.C. Celta realizó una gira por América y allí estuvo Rivera reforzando las filas celtiñas.

El 7 de junio de ese 1928, el Celta salía del muelle de Vigo a bordo del trasatlántico alemán “Werra”, con Manuel Rivera como un céltico mas. El Celta fue recibido en buenos Aires con gran entusiasmo por la colonia gallega, hasta el punto que el primer partido, disputado contra un equipo porteño, fue presenciado por 60.000 espectadores. En total el Celta jugó tres encuentros en Buenos Aires, ganando uno y perdiendo los otros dos; dos partidos en Uruguay, y uno en Rosario. Y en estos partidos vistió de celeste el que se dice fue el mejor medio centro gallego de siempre, Manuel Rivera.


En su trayectoria futbolística, no alcanzó la internacionalidad, pero si estuvo preseleccionado para el encuentro España-Hungria, sin llegar a figurar en la selección definitiva, al decidir el trío seleccionador (de 1924 a 1927) Cabot-Castro-Mateos alinear al medio centro Gamborena, del Real Unión de Irún.

Manolo Rivera fue, en toda la extensión de la palabra, un auténtico caballero del deporte. Dentro y fuera de los terrenos de juego, siempre fue un ejemplo de caballerosidad. Los técnicos resaltaban sus excelentes condiciones futbolísticas. Situado en medio campo, Rivera era el eje sobre el que giraban sus compañeros. Su colocación, su visión de la jugada y su excelente juego de cabeza, eran evidentes. Rivera era corpulento, alto, recio. Era casi invulnerable en el juego por alto. Como compañero, inmejorable.

Fue integrante asiduo de la selección gallega. La Federación Gallega le concedió la Medalla del Mérito Deportivo. En el transcurso de la temporada 1937-1938, Manolo Rivera se vio obligado a abandonar el fútbol por una enfermedad cardiaca.

Al verse obligado a dejar el fútbol activo, Rivera encauzó su vida laboral en La Maestranza donde era ayudante de la Junta de Deportes de la Marina de Guerra, en Ferrol. Fue seleccionador-entrenador del equipo militar. Pero Rivera compaginó sus tareas laborales con su continuidad como integrante de la entidad racinguista, donde siguió siendo toda una institución. Realizó funciones de entrenador, ayudante de entrenador, Secretario técnico, Directivo, Delegado de equipo etc. etc. Falleció en Diciembre de 1952, cuando desempeñaba las funciones de masajista.

* Texto extraído en parte de circulo racinguista

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails