miércoles, 30 de abril de 2008

YAYO


NOMBRE COMPLETOSantiago Sanz Fraile, "Yayo" 
FECHA DE NACIMIENTO15 de mayo de 1914
LUGAR DE NACIMIENTOSantander (Cantabria) 
DEMARCACIÓN Centrocampista
CLUB DE PROCEDENCIAReal Racing de Santander
TEMPORADAS EN EL CLUB10 (1942-1952)
PARTIDOS172
GOLES12
CLUB DE DESTINORetirado
EQUIPO ACTUAL Retirado

Extremo izquierdo cántabro. Su primer equipo de Primera División fue el Racing de Santander, con quién debutaría en Primera División el 3 de febrero de 1935 ante el Arenas de Guecho, siendo local el Racing Club. Después de una etapa en el Salamanca, en 1942 el Real Zaragoza y el Celta pujarían fuerte por sus servicios. Finalmente el jugador se decidiría por el Celta. Era la llegada al Celta de uno de los jugadores más grandes de su historia, acumulando 10 años defendiendo la elástica celtiña.


Cuando era un crío Yayo estuvo en el Penal de El Dueso pagando sus pecados. Era un tipo extremadamente sociable y simpático, con una cabeza capaz de asimilar todo género de opiniones, tolerante, educado y abierto a todos los diálogos... En fin, era en lo que en la España de la época se decía un criminal.

Su carácter extrovertido y su pasión por el fútbol le convirtieron en uno de esos “reclusos bien vistos”. Organizaba partidos, preparaba a los equipos, exponía sus respetuosas quejas al alguacil sobre el estado del balón y mudaba con frecuencia a los internos, no de prisión ni de celda, sino de banda. Pero cuando llevaba tres años supurando fútbol entre rejas lo llamaron una tarde para notificarle la sentencia: —Que debo condenar y condeno a Santiago Sanz Fraile, alias Yayo, a la pena de un año de privación de Libertad...



El juez penitenciario tuvo que contener las manifestaciones de ternura cuando el recluso futbolista pretendió negociar el trueque de los dos años que estuvo preso de más con los años de mili que muy pronto tendría que cumplir; y sin atreverse a mirarlo le dijo la frase más cariñosa que podría salir de sus bigotes impasibles:
—Mira, chaval, apártate de mi vista y empieza a correr antes de que me arrepienta...
Su debut con el Celta se produciría el 27 de septiembre de 1942 en el campo del Espanyol, partido que terminaría con victoria perica (1-0). Yayo sería titular aquella temporada en 24 de los 26 partidos de Liga jugados. En los siguientes años jugó con bastante regularidad a excepción de la Temporada 1946-47, en el que una lesión frustró su Temporada.



Antes, en la Temporada 1944-45 había sido el único jugador del Celta que había disputado todos los partidos de Liga con el Celta y los dos partidos de promoción ante el Granada que llevarían al Celta a Primera, después de un paréntesis de un año. El Celta militaría en Primera las siguientes 14 temporadas.

Yayo tendría el honor de jugar en la primera final de Copa a la que accedió el Celta. Fue en 1948, y después de hacer un gran campeonato y una gran Liga, el Celta perdería en la final con el Sevilla.

Después de 10 años como jugador del Celta, Yayo decidía, a sus 38 años, colgar las botas. Durante la última temporada y después de la destitución de Pasarín ejerció de entrenador junto a Roberto Rodríguez Ozores. Fue precisamente en esta campaña, la Temporada 1951-52 cuando recibió un merecido homenaje en Balaídos con ocasión del partido Celta- Real Madrid de Liga.

Los méritos contraídos por Yayo al servicio del Celta quedaron reflejados en la imposición de la Medalla al Mérito concedida por la Federación Española de Fútbol, en tanto que el Presidente del Celta también le impondría la insignia de oro y brillantes del club. El Pontevedra, el Deportivo vigués de Pelota y el Náutico de Vigo también se sumaron al homenaje.

Yayo, en concepto de ficha había percibido 70.000 pesetas por sus dos últimas temporadas en el Celta, en la 50-51 como jugador y en la 51-52 como jugador entrenador. En esta última campaña tan sólo disputaría un partido. El 13 de febrero de 1952 disputada su último partido uno de los jugadores más legendarios del Real Club Celta de Vigo a lo largo de su historia. Sería precisamente en Santander y ante el Racing, el club de su ciudad natal y que le vio debutar en Primera. Aquel día formaría junto a Lolín, Muruaga, Atienza, Santiago Vázquez y otras glorias del Celta. Se lesionaría en el minuto 5 de partido. Ahí se acabó la carrera de Yayo en el mundo del fútbol.

Su hijo Quecho jugó en el Celta a comienzos de los años 80.


TRAYECTORIA EN PRIMERA

1934-35: Racing Santander 1/0
1935-36: Racing Santander 4/2
1942-43: RC Celta 24/0
1943-44: RC Celta 18/0
1944-45: RC Celta 28/4
1945-46: RC Celta 25/2
1946-47: RC Celta 6/0
1947-48: RC Celta 20/0
1948-49: RC Celta 19/1
1949-50: RC Celta 26/5
1950-51: RC Celta 5/0
1951-52: RC Celta 1/0

TOTAL CON EL CELTA: 172/12

* Fuentes: (Faro de Vigo, Arca Soler, LFP)

2 comentarios:

Domingo dijo...

Yayo además, perteneció a la plantilla del CD Malacitano en la temporada 1940-1941, aunque no llegó a debutar.
Decir que durante un tiempo no jugó debido a sus ideales políticos.

jHD dijo...

Y cogió el banquillo del Racing de Ferrol en plena temporada 1956/57, en Segunda División, tras el fallecimiento repentino del ferrolano Juanito Vázquez, que había sido compañero suyo en el Celta.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails