domingo, 27 de mayo de 2018

CALIBRE



NOMBRE COMPLETOJ. Pérez Soto "Calibre" 
FECHA DE NACIMIENTO-
LUGAR DE NACIMIENTO-
DEMARCACIÓN Portero
CLUB DE PROCEDENCIAEiriña
TEMPORADAS EN EL CLUB2 (1934-1936)
PARTIDOS16
GOLES ENCAJADOS-46
CLUB DE DESTINO-
EQUIPO ACTUAL Retirado . Fallecido 

J. Pérez Soto, conocido con el sobrenombre de Calibre, fue el tercer portero que más partidos defendió la portería del Celta en el primer periodo de la historia del club hasta la guerra civil, en 1936. Con 16 partidos disputados en esta etapa, solamente lo superan Pedrín (17), y Lilo, el primer gran guardameta de la histeria céltica que fue el amo de la puerta celeste desde 1926 hasta 1936 (248 partidos).

De todas formas, la sombra de Lilo, y la de Pedrín eran alargadas, y tampoco tuvo demasiada continuidad Calibre en sus 2 temporadas de celeste.

Calibre había pertenecido al histórico Unión Sporting de Lavadores, y sus buenas maneras hicieron que fichase por el Eiriña de Pontevedra, donde jugó al lado de grandes futbolistas de nuestra tierra como fueron Pechecho, Herodes,  Morla,  Barril o Carbó. (Algunos también vestirían de celeste).


*Calibre atrapa un balón en un partido con el Celta
En Pontevedra siguió dando muestras de su valía. De hecho, un partido del Campeonato Gallego disputado ante el Celta el 14 de Septiembre de 1931, sirvió para que la directiva céltica comenzase a fijarse en el excelente meta Calibre. La escuadra capitalina fue capaz de plantarle cara en Balaídos a un gran equipo como aquel Celta dirigido por el míster José Planas.

El Eiriña sacaría un valiosísimo empate (2-2) en tierras viguesas gracias a las manos de calibre, que evito constantemente las embestidas de talentosos delanteros como Polo, Nolete y Guevara. Los dos últimos marcaron los dos tantos vigueses. Curiosamente, Calibre debutaba aquel día con los de Pontevedra.

Calibre se mantuvo tres temporadas en el Eiriña jugando a un gran nivel, lo que le permitió fichar en 1934 por un Celta que buscaba el ansiado ascenso a primera división. La competencia en el equipo que dirigía José María Peña iba a ser dura con porteros como Lilo y Pedrín.

Debutó en partido oficial en la liga gallega frente al Racing de Ferrol en Balaidos el 11 de noviembre de 1934 en na victoria de os vigueses (4-1).

Como decíamos, era dura la lucha por ocupar la meta céltica aquellos años, y solo jugó 3 partidos en su primera temporada. Dos partidos de liga regional (el de su debut  y el siguiente contra el Deportivo en Coruña) y uno de Copa al final de temporada contra el Sabadell.

Su mejor año fue el segundo, en el  que se convirtió el guardameta de la liga Supraregional.

La Federación nacional había decidido en 1934 sustituir los campeonatos regionales por los mancomunados. En el caso de Galicia, le tocó unirse a Asturias. En la temporada 1935-36, en la que Calibre disputó 10 partidos de esta competición, además del Celta jugaron aquel torneo el Oviedo, el Sporting de Gijón, el Unión Sporting, Avilés y Deportivo de A Coruña.

Además de disputar todos los partidos de la liga Super-Regional, disputa también la jornada inicial de la liga de 2ª división  contra el Nacional de Madrid en la capital con un resultado desastroso (perdimos 5-1), y posteriormente, no vuelve a jugar hasta final de temporada.

En Mayo juega dos partidos de la Copa de Galicia en formato de Liga. Uno contra el Eiriña en Pontevedra en donde pierde el Celta (2-1) y por último el que sería su último partido. A domicilio el Celta le gana al Unión Sporting  (8-2) en el Campo de La Florida.

*Calibre, 2º por la dcha arriba. Plantilla del Celta antes de comenzar la temporada 1934-35 
Tras finalizar la campaña 1935-36 y con el inicio de la guerra, Calibre dejó el Celta y ya no volvió a vestir la camiseta del club de Balaidos.  En total disputó 16 partidos en los que encajó 46 tantos. Solamente dejó la portería a cero en una ocasión, aunque claro, eran otros tiempos, y en esta época los partidos solían ser de muchos goles.

Pero fuera de su faceta bajo los palos, Calibre aún haría algo más grande por el Real Club Celta, como por ejemplo, ser uno de los partícipes que evitaron  la desaparición del club en 1935.

Junto a sus compañeros Polo, Pirelo, Armando e Ignacio, el generoso guardameta Calibre renunció a percibir los haberes que el club le debía al tener en cuenta su debilidad económica. Este gesto que les honra fue revelado por un empleado del Celta. El valor total que estos celtistas perdonaron ascendía a unas 14.000 pesetas de la época.

El acto de estos muchachos sirvió para que toda la ciudad tomase ejemplo y a través de varios llamamientos se lograse reunir una cantidad importante que, en su momento  evitaría la desaparición de nuestro R.C. Celta. A ellos les debemos gran parte de nuestra historia.

* Estadísticas @celtahistoria


* Fuentes : (Fameceleste,  El Pueblo Gallego , Faro de Vigo , El Mundo Deportivo, Alberto Fernández @celtahistoria )

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails