domingo, 28 de octubre de 2018

RUBIDO



NOMBRE COMPLETORubido
FECHA DE NACIMIENTO-
LUGAR DE NACIMIENTO-  
DEMARCACIÓN Portero
CLUB DE PROCEDENCIAVigo Sporting
TEMPORADAS EN EL CLUB2 (1923-24, 1924-25)
PARTIDOS3
GOLES ENCAJADOS-5
CLUB DE DESTINO
EQUIPO ACTUAL Retirado


El guardameta Rubido ya jugaba en el Real Vigo Sporting Club antes de la fusión de este con el Fortuna para dar lugar al Celta de Vigo en agosto de 1923, convirtiéndose en parte del plantel del nuevo club.

Con en Vigo Sporting ya había sido campeón gallego, formando equipo con muchos de los futbolistas que luego completaron la primera plantilla de la historia del Celta. En el equipo celeste compartiría la meta con los arqueros Isidro y Lilo. Isidro, que ya había sido su compañero en el Vigo Sporting sería protagonista en los primeros meses de vida del nuevo club vigués.

Y es que a pesar del bien cubierta que parecía la portería viguesa con tres guardametas experimentados, al poco del nacimiento del club, el portero titular Isidro, junto a otros tres jugadores sería primado por el Coruña para fichar por el equipo herculino contra las normas del momento.


*Rubido con el Sporting antes del nacimiento del Celta
La serie de reclamaciones presentadas por el Celta ante las federaciones española y gallega finalmente se resolvieron con la descalificación de Deportivo para la competencia oficial durante un año debido a una alineación indebida e invitó a los jugadores a reconsiderar su postura. Sin embargo, solo Isidro jugaría algún partido con los vigueses antes de fichar por el Deportivo después de un año en el Celta.

A nuestro hoy protagonista Rubido se le recordará siempre por ser el portero que defendió la meta celtica en el primer derbi de la historia frente al Deportivo. Ese primer derbi oficial de la historia se disputó en el viejo estadio de Riazor, situado a unos metros del actual el 9 de noviembre de 1924.
El choque había tenido  una previa caliente. Tras el nacimiento del Celta en 1923, hubo de aguardarse hasta un año después para disfrutar del primer derbi, ya que le Deportivo había sido descalificado del campeonato anterior por el caso de los futbolistas robados al Celta. 

En el campeonato gallego de 1924-25 sí pudo participar el equipo herculino, que en la quinta jornada, última de la primera vuelta, recibió al conjunto olívico en Riazor. Lo hizo con tres de los polémicos jugadores en su once: Otero, Chiarroni y Ramón González, y los tres brillaron. El Deportivo, que jugó de blanquiazul, formó con Mulero; Otero, Abelardo; José María, Pombo, Vasco; Leonardo, Ramón, Chiarroni, Pereira y Alonso. El Celta, que vistió de rojo, lo hizo con Rubido; Pasarín, Juanito; Queralt, Balbino, Hermida; Reigosa, Chicha, Correa, Polo y Salvador. La prensa viguesa había caldeado el ambiente, anunciado que el equipo olívico viviría una encerrona en A Coruña. Así que el Deportivo pidió la asistencia de un delegado federativo, el señor Colina, «para que comprobase la actitud del público herculino, injustamente calumniado por cronistas despechados», escribió el corresponsal de Mundo Deportivo.

Entre el público, que no llegó a llenar el campo, había excursionistas de Vigo, Santiago, Ferrol y Betanzos. Para las tres de la tarde estaba previsto el inicio del encuentro. Llovía tanto que se llegó a hablar de suspensión. Pero a las tres y diez, Saracho, el árbitro vizcaíno, dio el pitido inicial.

En una primera parte sosa jugada en un terreno totalmente encharcado, las defensas (que eran de dos elementos) se impusieron a los ataques (que eran de cinco). No hubo goles. El equipo vigués fue superior en ese acto inicial, pero no trasladó ese hecho al marcador.


El Celta había sido escandalosamente goleado unos días antes por el Sevilla (10-0) en un amistoso, resultado que se atribuyó en gran parte a las cantadas de su portero Rubido. En Riazor, el meta volvió a liarla. Leyendo varias crónicas del choque se llega a la conclusión de que cantó en los tres goles. El primero fue de penalti, tras una mano de Juanito, y lo transformó Leonardo en el minuto 55. El segundo, a los 65, lo hizo con un tiro cruzado Pereiro, que también anotó el tercero.

«Los equipos tienen que tener portero: por lo menos para cualquier contingencia. El Celta hace tiempo que carece de él», escribió el cronista de Pueblo Gallego, diario editado en Vigo. Para La Voz, ese 3-0 también fue excesivo: «El Celta no mereció una derrota como la que le infligió el Deportivo», sentenció.

Las críticas debieron hacer mella en la carrera del guardameta Rubido en el club, pues ese sería el último partido oficial que disputó como céltico. Antes había jugado dos partidos más en ese campeonato regional, habiendo recibido un total de 5 goles en los 3 partidos. 

Tras dos temporadas en el Celta, Rubido dejó de pertenecer a la disciplina del equipo al finalizar la campaña 1924-25, tras la llegada de Emilio Ruiz, “El león de Bouzas”.

*Estadísticas @celtahistioria

- Fuentes : (La Voz de Galicia, Fameceleste,  El Pueblo Gallego , Faro de Vigo, El Mundo Deportivo, Alberto Fernández @celtahistoria )

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails