domingo, 4 de abril de 2010

FERNANDO FARIÑA



NOMBRE COMPLETOFernando Fariña Barros
FECHA DE NACIMIENTOEnero del año 1.905
LUGAR DE NACIMIENTOVigo 
DEMARCACIÓN -
CLUB DE PROCEDENCIADeportivo 
TEMPORADAS EN EL CLUB1 (1928)
PARTIDOSAmistosos
GOLES-
CLUB DE DESTINODeportivo
EQUIPO ACTUAL Retirado

Estudió en el colegio de los Hermanos Maristas de Vigo, donde comenzó a dar los primeros pasos de la que posteriormente sería una brillante carrera futbolística. A los diez años juega en el equipo infantil del Real Vigo Sporting, y a los doce, al trasladarse con su familia a Pontevedra, jugará con el Helénico Deportivo hasta los dieciséis. En 1921 pasa a formar parte del primer plantel del Eiriña y, ese mismo año, quedará campeón de la serie B gallega, por delante del Rácing de Ferrol.

Alternó el fútbol con sus estudios de magisterio, que terminó en 1925 en Pontevedra. En ese mismo año, y coincidiendo con la implantación del fútbol profesional en España, ficha por el Deportivo de A Coruña, del que fue capitán, siendo además uno de los primeros jugadores en conseguir una ficha profesional con este equipo (500 pesetas del año 1925). Como indicativo de su calidad como jugador, baste comentar que fue seleccionado para el encuentro entre Italia-España (Gijón, año 1928), y que formó parte de todas las selecciones gallegas de su tiempo.

El verano de 1928, Fernando Fariña va a vestir la camiseta del Real Club Celta en la gira que por América realiza el equipo vigués. En el trasatlántico alemán “Werra” que salía del muelle de Vigo, viajaban junto a Fariña: Lilo, Isidro, Pasarín, Rogelio, Hermida, Otero, Cárdenes, Espinosa, Rivera, Reigosa, Leccube, Eguía, Polo, Chicha, Cosme Vázquez, Valderrama, y Brand, todos a las ordenes del entrenador Mr Cowan.

El Celta jugó tres partidos en Buenos Aires, dos en Uruguay, y uno en Rosario. En esa gira contó el equipo celeste con la finura y sobriedad de Fariña, su gran técnica y su extraordinaria visión de juego. En relación con su carrera futbolística, numerosas citas periodísticas lo describen como un deportista de una grande nobleza, entrega y generosidad, virtudes que quedaron demostradas en muchos terrenos de juego.

Era inconfundible la figura de Fernando Fariña en el campo, reconocible siempre por la boina que lucía en todos los partidos. Así lo dibujó Castelao en sus años de jugador del Eiriña de Pontevedra, y así explicaba el propio jugador los motivos de dicha indumentaria: “La boina la motivó el que siempre fui hombre de poco pelo. Comencé a usarla desde mis comienzos de futbolista en Pontevedra, después me habitué de tal forma que era algo que no podía faltar en mi atuendo. La compraba la más chica que hubiera y momentos antes de salir al campo la mojaba para encasquetarla bien y una vez seca ya podía golpear el balón en cualquier forma que no caía. Parecía que la llevaba cosida”

Fernando Fariña deja su carrera como futbolista profesional en el año 1934, siendo agasajado con un partido homenaje entre el Athlétic de Bilbao y el Deportivo. Este mismo año se casa y cambia los campos de juego por las aulas. Su primera experiencia como maestro fue en Porto do Son donde, además, desempeñó el cargo de alcalde durante dos años (1936-1938). De él se guarda en este ayuntamiento un excelente recuerdo, donde, a título póstumo, le fue dedicada una calle que lleva su nombre. A parte de ser un extraordinario futbolista, Fernando Fariña fue un espléndido entrenador, defendió siempre el fútbol base y nunca como negocio.

Como reconocimiento deportivo, a lo largo de su carrera se le hizo entrega de diversos premios, entre los que destacan, en 1965, la medalla de oro al mérito deportivo y una placa de plata del Colegio Nacional de Preparadores por ostentar el mayor número de temporadas (21 en el Arsenal ferrolano) como entrenador en categoría estatal. En el año 1975 fue galardonado con el premio Ferrol Diario en la Fiesta del Deporte Ferrolano.

En la temporada de 1941-1942, después de 12 años como maestro en Porto do Son, se traslada a Ferrol para entrenar al Racing, del que no recibiría, por petición propia y debido a la mala economía del club, salario ninguno. En esta temporada el equipo pudo conseguir la promoción a la División de Honra del fútbol español si no fuera por perder un polémico partido ante el Atlético de Madrid.

Después de esta actividad regresa a Porto do Son para retomar su profesión de maestro. En el año 1946 solicitó la excedencia en Magisterio para hacerse cargo del desaparecido Arsenal de Ferrol durante 21 años, trabajo que compaginaría con el de maestro en la Escuela de Aprendices de Bazán (hoy Izar Ferrol) y la de articulista en distintos periódicos (Ferrol Diario, La Voz de Galicia, Correo Gallego...). Deja su trabajo en Bazán, por jubilación, en 1968, y pide el reingreso en magisterio regresando a las aulas en el curso 1969-1970 en Boa (Porto do Son), y todavía seguiría dando clases unos años después en Cobas

* Fuentes (Historia del Celta FV, Juan C. López Hermida, LFP, Mundo Deportivo, Wikipedia)

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails