viernes, 2 de mayo de 2008

CAMILO CASAL


NOMBRE COMPLETOAntonio Camilo Casal Fernández
FECHA DE NACIMIENTO26 de mayo de 1963
LUGAR DE NACIMIENTOFerrol (A Coruña)
DEMARCACIÓN Extremo izquierdo 
CLUB DE PROCEDENCIARacing de Ferrol 
TEMPORADAS EN EL CLUB6 (1983-89)
PARTIDOS141
GOLES13
CLUB DE DESTINOAtlético Osasuna 
EQUIPO ACTUAL Retirado


Camilo, interior izquierdo formado en las categorías inferiores del Racing de su Ferrol natal. Jugaría con el Racing entre 1981 y 1983. En la Temporada 1983-84 llegó al Celta para jugar en Segunda División. Su llegada al Celta fue un culebrón que duró casi un año que habría de ser calificado como "una cuestión de honor", que el Celta defendería a muerte ante los organismos deportivos, que al final, pese al gran poder del Atlético de Madrid por aquel entonces, personificado en su Presidente, Vicente Calderón, ganaría el club vigués.

Todo comenzó en febrero de 1983 cuando el presidente del Ferrol, Bastida, decidía traspasar a Camilo al Atlético, en base a un cambio de residencia injustificado y cuando ambos eran conscientes de que con anterioridad ya se habían comprometido con la entidad de Balaídos, depositándose los correspondientes precontratos en la Federación española de fútbol al objeto de evitar una posterior duplicidad de los mismos, como sucedió después.

Joaquín Fernández Santomé, Quinocho, había tramitado todo el expediente conforme a las normativas vigentes en esos momentos y, por tanto, en la directiva que meses después presidiría Rivadulla, había tranquilidad, pero también cierto recelo al estar por medio el Atlético de Madrid. La cuestión fue que tanto el Presidente racinguista como el propio Camilo llegaron incluso a negar cualquier firma del pre-contrato, por lo que intervinieron los tribunales deportivos competentes, precisamente cuando la insistencia era mayor por parte del Atlético que aseguraba que el jugador ferrolano le pertenecía, a la vez que le prohibía al jugador (ya se entrenaba con la plantilla rojiblanca a las órdenes de Luis Aragonés) que hiciese manifestaciones.


A mediados del mes de diciembre de 1983, el Comite Nacional de Competición y el Comité Jurisdiccional de la Real Federación Española de Fútbol hacían públicos los acuerdos adoptados, imponiendo a Antonio Camilo Casal las sanciones de dos años de suspensión y de tres meses de suspensión por las faltas cometidas, "debiéndose aclarar que la sanción por suspensión de tres meses deberá cumplirla a partir de la fecha y la de suspensión por dos años deberá cumplirla a partir del momento en que termine su compromiso con el Real Club Celta, en cuyo favor declaró y reconoció el Comité Jurisdiccional Nacional su mejor derecho a la inscripción mencionada".


En la sentencia también se hace referencia a la suspensión por dos años del Presidente del club ferrolano, Vicente Bastida y al Secretario Riveras Fernández. El club colchonero presentó reclamación que no prosperó, como tampoco la petición de ayuda de Camilo a la AFE, que no le hizo caso, al considerar que la razón asistía totalmente al Real Club Celta de Vigo. Camilo se quedó con las ganas de jugar en el Atlético de Madrid, y Calderón perdía una batalla que, de forma injusta, pretendía ganar.

Por su parte, Camilo, que cumplía por esas fechas el servicio militar en Madrid, medio arrepentido, declaraba: "Estoy dispuesto a irme para Vigo y jugar con el Celta", en tanto que el secretario técnico atlético, Rodri, presentaba la dimisión. Camilo, tras cumplir el servicio militar en Madrid, se incorpora a la disciplina céltica el 25 de enero, actualizando su contrato por tres temporadas a razón de 750.000 pesetas por cada una. Esa temporada jugaría 12 partidos con el Celta en los que marcaría un gol.

La Temporada 1984-85 se saldaría con el ascenso del Celta a Primera División. Camilo disputaría 29 partidos en aquella importante temporada y colaboraría al ascenso con 5 goles. La Liga de la temporada 1985-86 comenzaría un 31 de agosto del año 1985 y a Camilo le llegó la oportunidad de debutar en Primera División. Fue ante la Real Sociedad, en el viejo estadio de Atocha. Camilo disputaría los 90 minutos de un partido que finalizaría con empate a un gol.


Su primer gol en Primera División sería el 2 de marzo de 1986 ante el Sevilla en el Sánchez Pizjuán. Camilo anotaría el empate a 1 en el minuto 26, contrarrestando el gol que unos minutos antes había anotado Montero. Moisés anotaría el definitivo 2-1 para el Sevilla.

La Temporada 85-86 fue positiva para Camilo en el sentido de que disputaría bastantes minutos en el año de su debut, pero negativa en el colectivo, ya que el Celta descendería a Segunda División y Camilo sería expulsado en 3 de los 24 partidos que disputó ese año.

Con el Celta en Segunda División, Camilo volvería a ser uno de los hombres habituales en una Temporada, la 86-87, en la que el Celta habría de lograr otro histórico ascenso.

Camilo y el Celta regresaban a Primera División. En las dos siguientes temporada jugaría de forma más o menos regular con el Celta, que realizaría dos grandes campañas quedando séptimo el primer año y octavo en el segundo.

En el verano de 1989, Camilo abandonaría el Celta para jugar en el Osasuna de Pamplona, dónde jugaría durante dos años, siendo el primero mucho mejor ya que jugó 25 partidos. En la Temporada 1990-91 apenas jugaría 3 partidos, todos ellos saliendo desde el banquillo.

Su siguiente destino era el Albacete al que llegaría en la Temporada 1991-92. El equipo dirigido por Benito Floro era un recién ascendido que debutaba además en la División de Honor. Camilo comenzó jugando como titular, pero fue perdiendo poco a poco peso en el equipo y finalizaría la Temporada disputando tan sólo 10 partidos, de los cuales 3 de ellos fueron como titular.

Su tiempo en la Primera División se había acabado y Camilo decidió regresar a Galicia para jugar con el Compostela. Sería en la Temporada 1992-93 y su estancia en Santiago no se saldaría con los partidos que hubiera deseado el jugador ferrolano. Finalizada esa campaña dejaría el Compostela para regresar al equipo de su ciudad natal, el Racing de Ferrol al que regresaba 10 años después y en el que jugaría dos campañas más en Segunda "B" antes de emigrar a EEUU, dodne jugó en los Seattle SeaDogs y entrenar en la "Washington youth Soccer" con los Lake City Blue Jays.
En la actualidad comenta los partidos de los Seattle Sounders de la MLS (primera división en EEUU).















2 comentarios:

TELMO CRESPO FONTAN dijo...

COMO JUGADOR ERA SUPER BUENO PERO FALTO DE CONFIANZA,COMO PERSONA DELO MEJOR QUE PASO POR EL CELTA EN TODA SU HISTORIA,LE FALTO ALGUIEN SIENDO JOVEN QUE LE DIESE LA OPORTUNIDAD QUE MERECIA DE IR A UN EQUIPO GRANDE´, ESTOY SEGURO QUE SE SALDRIA

TELMO CRESPO FONTAN dijo...

CAMILO QUISIERA SI TE LLEGA POR CUALQUIERA ESTE MENSAJE ME ENVIASES TU DIRECCION PARA PONERME EN CONTACTO CONTIGO, ¿SIGUES EN SEATLE? UN ABRAZO TELMO Y FAMILIA

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails