domingo, 26 de junio de 2022

NÉSTOR ARAÚJO


NOMBRE COMPLETO Néstor Alejandro Araujo Razo
FECHA DE NACIMIENTO 29 de agosto de 1991 
LUGAR DE NACIMIENTO Guadalajara (México)
DEMARCACIÓN  Defensa central
DORSAL 4
CLUB DE PROCEDENCIA Santos Laguna 
TEMPORADAS EN EL CLUB 4 (2018-22
PARTIDOS 136
GOLES 3
CLUB DE DESTINO América (MEX)
CLUB ACTUAL América (MEX)

Néstor Araújo pasó su infancia en Guadalajara, una de las grandes ciudades de México. Siendo niño ayudaba a su familia en un puesto de tianguis, el mercadillo tradicional de Mesoamérica. También ayudaba a sus padres vendiendo entradas para los partidos. No era un gran negocio, lo que hacían era colocarse delante de las taquillas, y además de cobrar la entrada, al precio había que añadirle una entrada para el joven. 

Desde siempre le gustó el fútbol, siendo seguidor del equipo más importante de la ciudad, Chivas, que por entonces tenía un gran equipo y logró importantes resultados, pero sería Cruz Azul quien le dio la oportunidad de entrar en su cantera y formarse como futbolista. 

Sería casi por casualidad. A Cruz Azul le llamó la atención su hermano Félix, que medía casi 1,90 metros de altura. Al igual que Néstor, se trataba de un defensa central que desarrolló toda su carrera en México, con la excepción de una temporada en el 2 de mayo paraguayo. 



Félix no llegó a alcanzar la trascendencia de Néstor en el fútbol mexicano, pero fue muy importante para la llegada de nuestro protagonista a Cruz Azul, ya que sería él quien lo recomendó a Rubén Matturano, un ojeador del equipo cementero. 

La contradicción de su físico imponente por su altura, y la amabilidad fuera del terreno de juego, le sirvió para ganarse el apodo de “bebote” por parte de sus compañeros, un apodo que viviría su bautismo en la concentración previa a los Juegos Olímpicos de Londres, en 2012, en el que el ingenio de un compañero le hizo encontrar cierto parecido con el bebé de la película Toy Story 3. 

Su gran referente en el mundo del fútbol es una leyenda del fútbol mexicano: Rafa Márquez, con el que además tuvo la suerte de coincidir en la selección tricolor. Un futbolista que le gustaba especialmente por su salida de balón, una característica de la que también hizo gala Araújo durante su etapa en el Celta. 


Néstor Araújo debutó profesionalmente el 18 de septiembre de 2010, en las filas de Cruz Azul, con tan solo 19 años, en un partido contra los Gallos Blancos de Quéretaro. Tres días después tendría su bautismo internacional en un partido de la Liga de Campeones de la CONCACAF contra el Toronto. 

En el año 2013 Cruz Azul alcanzó un acuerdo con Santos Laguna para una cesión con opción de compra, que ejecutaría un año después su nuevo club, con el que además logró el título de la Copa de México Apertura en 2014, tras derrotar al Puebla en la tanda de penaltis de la final. También ganaría el Clausura de 2015 derrotando al Querétaro en la gran final. Aún conseguiría un tercer título, el de Campeón de Campeones del curso 2014-15, eliminando en la final al América. En 2018 volvió a ganar el Clausura derrotando a Toluca en 2018. 

Para entonces ya era un fijo en la selección mexicana, donde había debutado varios años antes, y su rendimiento empezó a llamar la atención de clubes europeos, entre ellos el Celta, que pagó 7 millones de euros por sus servicios en el verano de 2018, haciéndole un contrato de cinco años, con una cláusula de rescisión de 40 millones de euros. 


Se cumplía así uno de los deseos de Carlos Mouriño, presidente céltico, que hizo fortuna en México durante muchos años, y anhelaba la llegada de un futbolista de su país de adopción al club, algo que hasta ese momento, 12 años después de su llegada a la presidencia, no había podido cumplir. 

Su fichaje supuso un hito para el Celta, ya que en ese momento se convertía en el fichaje más caro de un defensa en la casi centenaria historia del club. Los 7 millones de euros invertidos suponían también una gran responsabilidad para el jugador, que aseguró en su presentación que quería “dejar un legado” en el club. 

Para empezar, se encontró en Vigo con un técnico, Antonio Mohamed, que era un gran conocedor del fútbol mexicano, donde hizo carrera como futbolista y como técnico, y que conocía a la perfección las virtudes del zaguero. Pero a pesar de eso, no contó demasiado para Mohamed en sus primeros encuentros, salvo cuando apostaba por una defensa con tres centrales, pero cuando tenía que elegir solo a dos, los elegidos eran generalmente Roncaglia y Cabral. 



Cuando el preparador argentino fue destituido, tomando el relevo Miguel Cardoso, su suerte cambió, y también su rendimiento, que fue claramente a más, llegando a anotar incluso goles, aunque ninguno de ellos serviría para dar una victoria al Celta. En defensa se fue encontrando cada vez más cómodo, pero acabó la temporada a un nivel más bajo del dio durante gran parte de la segunda vuelta de La Liga. 

Una segunda vuelta, por cierto, que fue muy complicada para el equipo debido a la baja de Iago Aspas durante tres meses, que dejó al equipo en una situación peliaguada, encadenando una serie demasiado grande de partidos sin ganar, hasta que el regreso de Aspas, y el cambio de técnico, con la llegada de Fran Escribá, enderezó el rumbo en la recta final, logrando la salvación de forma agónica. 

En el verano de 2019 disputó y ganó la Copa de Oro con la selección mexicana, por lo que se incorporó a finales de julio a la pretemporada del equipo, donde se encontró con un nuevo compañero en la zaga, Joseph Aidoo, que batió el récord de fichaje de un defensa más caro, superando por un millón la inversión realizada por el Celta para fichar a Araújo un año antes. 


La segunda temporada de Araújo en Vigo, la 2019-20, no fue una temporada al uso. En lo deportivo logró consolidarse como titular en el eje de la zaga, formando parte durante la primera fase de la temporada con Aidoo, y en la segunda vuelta con Jeison Murillo, que se incorporó al club en el mercado de invierno, o incluso con ambos cuando Óscar García optó por jugar con defensa de cinco. 

Analizando su rendimiento, este fue de más a menos. Comenzó a gran nivel La Liga, siendo uno de los jugadores más destacados en los primeros meses, y poco a poco fue perdiendo gas, hasta acabar la temporada a un nivel inferior, aunque sin perder nunca su condición de titular. 


Pero aquella temporada no fue común. En marzo de 2020 se interrumpió el campeonato por la pandemia de Covid-19, que paralizó el fútbol en España durante tres meses, retomando la competición a mediados de junio para finalizar el campeonato un mes después. El equipo empezó muy mal, se recuperó con la llegada de Óscar García al banquillo en lugar de Fran Escribá, pero tras la reanudación de La Liga entró en una crisis que le llevó a verse abocado a depender del Leganés en la última jornada para salvar la categoría. El equipo madrileño no logró vencer en su partido, y el Celta, que dependía de sí mismo pero fue incapaz de ganarle al Espanyol, se salvó de milagro. 

En la Temporada 2020-21, la tercera de Araújo en el Celta, el internacional mexicano logró mantener el status de titular durante buena parte de la temporada, a pesar de la competencia ofrecida por Aidoo y Murillo. El ghanés y el colombiano eran los titulares antes de la destitución de Óscar García, pero tras la llegada de Eduardo Coudet todo cambió. 



Una lesión de Aidoo en el debut del preparador argentino, en un partido disputado en el Ramón Sánchez Pizjuán ante el Sevilla, permitió a Araújo entrar en el equipo, y a partir de ahí se hizo con la titularidad y lo jugó todo hasta el final de la temporada, siempre que las sanciones o las lesiones no se lo impidieron. Finalmente disputaría 33 partidos, 26 de ellos como titular, y se situó como un jugador, en general, bastante bien valorado por la afición. 

Además esa temporada, a diferencia de las anteriores, fue muy tranquila a nivel clasificatorio. El equipo empezó mal, pero tras el relevo en el banquillo encadenó una racha de buenos resultados que le llevó a posiciones muy cómodas en la clasificación, llegando a la última jornada con remotas opciones de clasificarse incluso para competiciones europeas. 

Tras tres años en Vigo, Araújo se había ganado el respeto de la afición por su rendimiento en el terreno de juego. Así se marchó con su selección, donde tendría un exigente verano por la disputa de dos competiciones aplazadas en su momento por la pandemia de Covid-19. Disputó la Copa de Oro, la máxima competición continental, y la Liga de Naciones de la CONCACAF, perdiendo ambas en la final frente a Estados Unidos. 


Eso redujo notablemente sus vacaciones, a pesar de que en su cuarta temporada en el club volvió a ser titular, en este caso de principio a fin, manteniendo una gran regularidad durante toda la campaña, algo que ha sido una seña de identidad durante su trayectoria en el Celta. 

Solo sus convocatorias con la selección mexicana, de las que llegaba con muy poco margen para el partido del Celta, sin apenas poder entrenar, lo dejaron fuera de algún partido, por ejemplo ante el Sevilla y el Real Madrid fue suplente por este motivo en Balaídos. 

El resto de partidos, salvo ante el Cádiz, siempre fue titular, primero acompañado regularmente por Murillo, y posteriormente por Aidoo, cuando el africano se hizo un hueco en el once inicial, entendiéndose igual de bien con ambos futbolistas. 

Tras cuatro años en Vigo, se empezó a hablar de su renovación, puesto que tan solo le quedaba un año de contrato. Sin embargo en el horizonte apareció la posibilidad de volver a México, en concreto al América, uno de los clubes históricos de la Liga MX. 


Inicialmente no estaba interesado en esa oferta, ya que pretendía seguir en una liga más competitiva para afrontar con más garantías el Mundial de Catar, que se disputaba a finales de 2022, pero la oferta convenció al Celta, que podría cobrar hasta 4 millones de euros por su traspaso, y también al jugador, que duplicaba su salario llegando hasta los 2,5 millones en el equipo mexicano. 

Su salida fue ciertamente polémica entre los aficionados de Cruz Azul, ya que los aficionados se sintieron traicionados por un canterano que se iba al eterno rival del equipo cementero. Tampoco gustó entre los aficionados del Chivas, del cual Araújo siempre reconoció formar parte, por fichar igualmente por un rival encarnizado del club de Guadalajara. 

Ninguna de estas cuestiones frenó su salida del Celta, abandonando Vigo, donde siempre se sintió muy cómodo, después de cuatro temporadas, y tras haber defendido la camiseta celeste en 136 partidos oficiales, en los que anotó 3 goles, dejando el recuerdo de un futbolista honesto, profesional y con un rendimiento más que aceptable. 


TRAYECTORIA

Temporada Club Categoría País PJ G
2010-11 Cruz Azul México 17 0
2011-12 Cruz Azul México 24 0
2012-13 Cruz Azul México 8 0
2013-14 Santos Laguna México 29 0
2014-15 Santos Laguna  1ª  México 16 0
2015-16 Santos Laguna México 35 1
2016-17 Santos Laguna  México 28 2
2017-18 Santos Laguna  1ª  México 26 0
2018-19 RC CELTA   1ª  España 32 3
2019-20 RC CELTA   1ª  España 34 1
2020-21 RC CELTA   1ª  España 33 0
2021-22 RC CELTA   1ª  España 34 0
2022-23 América   1ª  México

INTERNACIONAL

Selección Categoría Debut Último PJ G
México Absoluta 2011 2022 56 3

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails